CIUDAD DE MÉXICO.-El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación obligó al PRI a "renovar" su dirigencia en la Ciudad de México, aunque aún no nombrará nuevo presidente y secretario general.

En un acuerdo publicado en Estrados, con fecha del 27 de septiembre, el tricolor accedió a nombrar a un delegado en funciones de presidente del Comité Directivo de la Ciudad, en sustitución de Mariana Moguel Robles.

La hija de la titular de Sedatu, Rosario Robles, asumió el cargo a finales del 2015, pero sólo para concluir el mandato que ya estaba en marcha y que debía terminar en 2016.

Sin embargo, el PRI no emitió ninguna convocatoria para renovar la dirigencia local, lo que fue impugnado por el militante Sergio Jiménez Barrios ante la Comisión Nacional de Justicia Partidaria, el Tribunal Electoral de la Ciudad de México y el TEPJF.

Aunque obtuvo el triunfo en varias resoluciones para obligar al cambio de la dirigencia, el PRI argumentó que estaba impedido para realizar el cambio, debido a que el Consejo Político local no se había renovado.

Al final, la dirigencia del tricolor accedió a realizar la sucesión, pero no con la elección de un nuevo presidente y secretario general, ya que se encuentran impedidos debido a que el proceso electoral 2018 ya inició.

En el acuerdo publicado por el PRI se establece que el proceso interno de elección, en forma, se llevará a cabo hasta que concluyan por completo los comicios del próximo año.

REFORMA