Ciudad de México .- En México, la educación y la salud son los rubros con mayor rezago.

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) reconoció que el 18.6 por ciento de la población no puede acceder a los servicios educativos y el 16.7 por ciento a los de salud.

En los últimos cinco años, la carencia de servicios médicos disminuyó un 16.5 por ciento, mientras que en educación apenas bajó un 0.8 por ciento.

De ahí que 22.4 millones de mexicanos estén en rezago escolar y 21 millones no tengan atención médica.

Ante unos 300 miembros de Deloitte México, firma de servicios profesionales en asesoría, consultoría y finanzas, el titular de Sedesol, José Antonio Meade, admitió que son inaceptables estos rezagos.

Esto, indicó, porque el 31 por ciento de mexicanos están catalogados como "vulnerables en carencia social".

Meade informó que en el país, 25 millones de personas tienen problemas de vivienda, 14.3 no tienen servicios básicos y 28 millones no tienen acceso a la alimentación.

"Este México es incompatible con el México que podemos ser", dijo.

La informalidad, expuso, sobrepasa el 60 por ciento, pero, reconoció, es "muy difícil" pedirle a millones de personas con grandes rezagos que encuentren un trabajo formal, cuando ni siquiera tienen recursos para sus necesidades básicas.

Recordó que este año se busca que más de 1.5 millones de personas salgan de la informalidad y en lo que resta del sexenio otros 6 millones hagan lo mismo

El secretario se mostró confiado en que las reformas puedan aplicarse al 100 por ciento y ayuden a revertir malas cifras.

Mientras tanto, expuso, se está buscando que los empresarios se involucren más. Por ejemplo, apuntó, se está pidiendo a las compañías ayudar a certificar a sus trabajadores que no han concluido la primaria o secundaria.

Además de apoyar en los programas de alimentación, dar capacitación para profesionalizar a empleados, ayuda en la creación de infraestructura y apertura de más pequeñas y medianas empresas.

Por su parte, el director general de Deloitte México, Francisco Pérez, consideró que aunque las cifras aún son negativas, se debe reconocer un avance.

"Vemos áreas de oportunidad en las que el Gobierno puede mejorar, y respaldamos la intención de que junto con la iniciativa privada se puedan resolver deficiencias", agregó.

Por otra parte, Meade informó que 22 estados se unieron al programa de cartilla social, en las cuales se explicará al beneficiario cuánto dinero les fue entregado por parte de Gobierno federal y estatal.

"Los 10 estados que no se sumaron no tienen la obligación de hacerlo, pero nos parece que es un buen ejercicio de transparencia, porque así tenemos claridad de lo que entrega cada instancia de Gobierno", agregó.

Reforma

Foto: Cuartoscuro