Ciudad de México.- La baja en la perspectiva de la calificación crediticia del País por Standard & Poor's y la reducción de la perspectiva del sistema bancario por Moody's, pegaron a la cotización del peso frente al dólar.

La divisa estadounidense aumentó su cotización 23 centavos y cerró en 18.83 pesos a la venta, tras comenzar el día con una pequeña reducción en su valor, y se compró en 18.08 pesos en ventanillas de Banamex.

La variación al alza de ayer en el precio de la divisa estadounidense en el mercado libre, llevó al peso a ligar cinco jornadas con pérdidas ante el dólar.

El tipo de cambio de mayoreo experimentó un incremento de 13.90 centavos al cerrar en 18.4650 en una jornada en la que los participantes del mercado centrarán su atención en el último día de la semana, cuando Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal, dé un discurso y los mercados estén a la expectativa de las señales que podría enviar acerca del futuro de la política monetaria.

Gabriel Casillas, director general Análisis Económico de Banorte-IXE, y Delia Paredes, directora ejecutiva Análisis y Estrategia de la entidad financiera, Janet Yellen podría consolidar la expectativa de alza de tasas en diciembre.

En tanto llegan las palabras de Yellen, la agencia Standard & Poor's bajó la perspectiva de la calificación de crédito de México de "estable" a "negativa", algo que significa que se podría recortar la nota de 'BBB+' dentro de los próximos 24 meses.

Por si esto no fuera suficiente, la calificadora Moody's informó su decisión de bajar su perspectiva para el sistema bancario mexicano a "negativa" desde "estable" ante expectativas de que el riesgo de activos aumente con la expansión de su cartera de crédito, aun cuando el crecimiento económico se mantiene deprimido.

Ante ello, la Secretaría de Hacienda, dio a conocer que el Gobierno federal sí ha realizado esfuerzos para controlar su deuda y reducir sus presiones financieras, pese a la reducción de la perspectiva de su calificación crediticia que realizó Standard & Poor's.

En un comunicado, la dependencia subrayó que el Gobierno mantiene su compromiso para reducir los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) y conseguir un superávit primario a partir de 2017 para estabilizar la deuda respecto del PIB.

"Destaca el compromiso del Gobierno de la República para disminuir los RFSP a 3 por ciento del PIB en 2016 y publicar de manera periódica estimados de cierre del año en curso de doce indicadores sobre las finanzas públicas.

"La disminución de los RFSP representa 0.5 por ciento del PIB respecto a la meta aprobada para 2016, equivalente a 95 mil millones de pesos, e implican un menor nivel de endeudamiento por el mismo monto para las cifras de cierre del presente ejercicio", subrayó la dependencia.

REFORMA/Foto: NOTIMEX