México.- Alrededor de la sacarosa, también llamada azúcar común, se han creado una serie de mitos y realidades, entre ellos, que si es buena o mala para la salud porque provoca enfermedades, pero lo que es cierto es que se debe reducir el consumo para evitar riesgos.

Este producto derivado de la caña de azúcar puede causar adicción y obesidad, de acuerdo con la marca Splenda, la cual refiere que al azúcar se le adjudican muchos de los males de la alimentación moderna, pero no es el producto por sí mismo lo que hace daño, todo radica en controlar su ingesta.

Resalta en un comunicado que debido al abuso en el consumo se pueden tener problemas de salud, tales como diabetes, caries, artritis, cálculos renales, estreñimiento y gota, por mencionar algunos padecimientos.

Según la nueva Directriz sobre la Ingesta de Azúcares para Adultos y Niños de la Organización Mundial de la Salud, una persona normal debe consumir seis cucharaditas de azúcar en una dieta de dos mil calorías, que equivale a 5.0 por ciento de las calorías totales, pero en México, una persona toma alrededor de 20 cucharaditas.

Asimismo, subraya que es falso que los endulzantes naturales como la miel de abeja, el azúcar mascabado o el jarabe de agave son más bajos en calorías que el azúcar de caña, ya que cuatro gramos de azúcar de caña tienen las mismas calorías que la misma cantidad de gramos de cualquier otro endulzante natural.

Notimex