Luego de que el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) diera a conocer que en Puebla disminuyeron los pasivos, el especialista en Economía, Miguel Antonio Mascarúa Alcázar, dijo que esto pudiera tratarse de una estrategia en términos de manejo de la política económica estatal, para que el gobierno de Rafael Moreno Valle entregue un estado con finanzas equilibradas a la nueva administración. “Los gobiernos estatales son quienes administran técnicamente el gasto público, mismo que va orientado al crecimiento económico de las capitales; se refleja principalmente en obras públicas, puesto que estas tienen el gasto más fuerte”, mencionó.

Posteriormente el estado asigna partidas presupuestales a los municipios y eleva el gasto público, lo que se traduce en una mayor inversión y de igual manera aumenta el cambio económico, explicó el especialista.

Cabe mencionar que la administración del gobierno de Moreno Valle ha subsidiado parte del crecimiento de la ciudad de Puebla con obra pública, lo que demandó servios e insumos y a su vez aumentó el crecimiento de la economía de la capital hasta hace uno meses atrás, dijo.

Mascarúa Alcazar mencionó que podría ser que el gobierno estatal logró elevar los impuestos de tal manera que sus pasivos se redujeron, o bien, dejó de gastar al ritmo que lo hacia en meses anteriores, aunque también dijo que puede tratarse de una combinación en el aumento a algunos impuestos y la reducción del gasto público.

Por otra parte, precisó que una vez que el nuevo gobernador asuma el poder podría volver a elevar el gasto público y endeudar al gobierno estatal o mantener la austeridad y no generar más pasivos a largo plazo.

Aunque se debe resaltar que al reducir el gasto público, se gasta en menos obra, en menos cosas y hay un freno económico, entonces habrá menos dinero para la gente en los siguientes meses, ese sería el efecto inmediato, finalizó.


II BELÉN O. MÉNDEZ

EL MUNDO DE TEHUACÁN