Coxcatlán.- Durante los últimos años son varias las denuncias que interpuso el grupo Interdisciplinario de la Subcuenca del Río Salado por daños ecológicos en la zona de Coxcatlán, sin embargo la falta de capacitación en la Fiscalía, así como la corrupción han provocado que estos procesos no avancen, declaró Guillermo Armas Bravo.

Desde 2011 se presentaron hechos que afectaron la vegetación endémica de la zona, los cuales fueron reportados a las autoridades, pero en problema dijo que es la corrupción de elementos de la Policía Ministerial.

Asimismo al no ser comunes dentro de la Fiscalía, se complica el seguimiento, sumado a que no existe conciencia por parte de algunos servidores para evitar que los depredadores de la naturaleza continúen afectando la zona.

Se trata de tala clandestina, destrucción de plantas endémicas y otros delitos cometidos contra el ambiente que han provocado que algunos manantiales de la zona se sequen, es el caso del conocido como Ojo de Agua y están en riesgo otros más.

Dijo que hace 18 años lograron que se protegiera la subcuenca y fue de seis años a la fecha que comenzaron los problemas por la opacidad también de la autoridad local.


María Rojas Tobón

El Mundo de Tehuacán