Para Emma Stone, trabajar con el cineasta mexicano Alejandro G. Iñárritu en la cinta Birdman, por la que fue nominada al Óscar, fue un parte aguas en su carrera.

“Amo a Alejandro. Cambió mi vida y mi visión de lo que puede hacer un genio cinematográfico.

“Simultáneamente empecé a trabajar en teatro, en Nueva York, y no podía sacar de mi mente la experiencia de actuar una escena tras bambalinas en Birdman con la que vivía en la realidad de Broadway. Era como una experiencia sobrenatural”, afirma en entrevista.

Ahora, está nominada al Globo de Oro a Mejor Actriz en un Musical o Comedia por su trabajo en la película LaLa Land, y también suena como favorita para aspirar de nuevo al premio de la Academia

”Estar en la terna por un musical me parece un sueño, igual que el hecho de haber estado en esta película. Desde muy chiquita mi mamá me llevaba a ver obras musicales. Tenía 8 años y recuerdo cómo me impresionaba que pudieran tener una conversación cantada mientras bailaban.

“Cuando lo hice en teatro comprendí que puedes transmitir un estado emocional en una canción. Me fascina lo que logró hacer Demian (Chazelle, el director) con LaLa Land, transportar esos efectos al cine. Es como atraer a nuevas generaciones a un cine musical de antaño, pero en una época actual.”

Emma no olvida los tiempos en los que tenía que ir de un casting a otro, tratando de conseguir un papel.

“Tuve trabajos temporales parecidos a los que desempeño en unas escenas de LaLa Land. Vendía pastelitos y premios para perritos a señoras adineradas. No perdía los ánimos ni las esperanzas porque me convencía mentalmente de que era el proceso natural para cumplir mis sueños.

”Al mismo tiempo que iba a audiciones sin obtener papeles, no podía seguir en la escuela con mis amistades. Durante los años que hacen preparatoria, yo lo hacía desde casa cuando empezaba a trabajar en pequeños papeles de televisión que, evidente, me hacían muy feliz, pero también añoraba la vida universitaria“.

Pese a sus logros, y el éxito de cintas como El Sorprendente Hombre-Araña, Loco y Estúpido Amor, Amigos con Beneficios e Historias Cruzadas, la novia del actor Andrew Garfield no se considera una chica especial.

”Ahora estoy mas ocupada, pero creo que en el fondo, nada de lo que esta pasando me hace sentirme grandiosa. A veces siento que soy una verdadera imbécil“, asegura.


Agencia Reforma