Estar al frente de una gran producción como es Rogue One: Una Historia de Star Wars no absorbe la creatividad de Gareth Edwards, quien inició su carrera con un filmes de bajo presupuesto.

El británico hizo su debut con el largometraje independiente de 2010 Monsters, protagonizado por Whitney Able y Scoot McNairy.

“La primera película que hice la filmamos durante seis semanas con un presupuesto muy bajo. Yo tenía que filmar, editar, hacer los efectos visuales, el diseño y cosas por el estilo, pero fue una experiencia de gran creatividad.

“Lo que tratamos de hacer en Rogue One fue apreciar los beneficios que teníamos. Cuando tienes un presupuesto bajo tienes que ser muy inteligente con lo que haces. Tratamos de incorporar toda esa creatividad para que la sensación fuera más natural”, compartió Edwards en entrevista.

Fiel a su propio estilo fue que decidió darle un mayor peso a los personajes principales, Cassian Andor y Jyn Erso, interpretados por Diego Luna y Felicity Jones, respectivamente.

“Rogue tiene el alcance de una gran producción, pero también tiene este toque de historia íntima con los personajes principales y gustoso podría hacer una película por 10 dólares, es sumamente emocionante.

“La clave de hacer una película así es limitarte porque si no te vuelves loco y no siempre significa una gran película. Hay que quitar ciertas cosas para mantener la película tan pura como se pueda”.

Rogue One, situada en el universo de Star Wars sigue la historia de un grupo de héroes quienes se unen en una misión para robar los planos de la Estrella de la Muerte, el arma de destrucción más poderosa del espacio.

II Reforma