Estuvo en esos títulos prestigiosos, más bien por su galanura que su talento histriónico; pero de galanura y estatura notables, que dieron “cuerpo”, literalmente, a esos roles. Aunque hizo una buena cantidad de films, alguna vez él afirmó que no era lo suyo; quizá por eso su cuate Ronald Reagan, que lo sucedió como Presidente de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (1971-1973), lo nombró Embajador de los EUA en México durante el período de aquél como mandatario (1981-1986).

Juan Vincent Apablasa, alias “Jack” (Los Ángeles, Cal., abril 8, 1931/feb. 9, 2018), con una mezcolanza de sangre mexicana, española, chilena, quinta generación de angelenos, de 1:93 mts de estatura, buen deportista, entra a servir a la inteligencia naval y en 1952 pide su baja porque los Estudios Universal creen que puede competir con alguien de tipo similar, y estrella #1: Rock Hudson, aún careciendo del carisma y desenvoltura del rudo que se volvió comediante, así que lo aprovechan en roles más serios (es fama que en 1971 lo visualizan para tomar el sitio de John Lazemby como remplazo de Sean Connery en Los Diamantes son Eternos, pero los productores aceptan el alza salarial que exigía el escocés, y muere su oportunidad de ser otro 007, aunque en 1980 tiene oportunidad de hacer otro rol relevante, encarnando a Cary Grant en la biografía de Sophia Loren; su Propia Historia).

El prestigio y popularidad de Gavin se eleva tras el tremendo éxito del film de horror que se ha vuelto de culto, Psicosis, de Hitchcock.

Gavin estelarizó en films notables como Imitación a la Vida (con Lana Turner), Spartacus, de Kubrick (se pierde entre Kirk Douglas, Laurence Olivier, Charles Laughton, Peter Ustinov, y Tony Curtis; Millie, una Chica Moderna (con Julie Andrews). Tiempo de Amar y Tiempo de Morir, Susurro de Escándalo (con Loren), La que Volvió por su Amor (con Susan Hayward), y Tammy Dime la Verdad.

Antes, en 1955, el cineasta mexicano Carlos Velo, lo pone al frente de un equipo de buenos actores mexicanos para el rol titular de Pedro Páramo, que le sale aceptable.

De carácter afable y fama bien ganada de hombre decente, Juan Vincent Apablasa deja recuerdos agradables en la industria, pero se aleja para siempre en 1981, luego de que su carrera en cine no vuelve a elevarse a la altura de esos films grandes. Hace un poco de televisión, con varias apariciones en la popular “Isla de la fantasía” (1978-1981), y se retira a sus negocios y vida familiar.

Al momento de morir tenía 86 años. Lo sobreviven su esposa, la ex actriz Constance Towers, dos hijos y dos nietos.

Cierta vez, de acuerdo a varias fuentes y durante su cargo de Embajador nortamericana –que cumplió honrosamente-- afirmó que “los mexicanos son gente culta, honesta, trabajadora y confiable” y que le encantaba la comida regional nuestra. Y “de vez en cuando el tequila”.

De seguro John Gavin se ganó ya un sitio de honor en Comala.


Talavera Serdán