Ciudad de México.- Aunque ha vivido fuera de México desde el 2000, Alfonso Cuarón no se siente un extranjero y asegura conocer el pulso político y social que vive el País.

"Yo he estado no en la olla, como ustedes, pero he estado siguiendo la temperatura de lo que pasa aquí. Así que no hubo sorpresa cuando llegué.

"Es difícil ser mexicano y no tener conciencia. Podemos platicar horas acerca del estado del País, y vamos a tener todos las mismas opiniones", dijo ayer.

El cineasta dio una conferencia de prensa en el Museo de la Ciudad de México para charlar sobre el fin de rodaje de su drama de época Roma, su primer trabajo en el País desde Y tu Mamá También (2001).

Cuarón, quien hace años publicó desplegados en periódicos cuestionando las políticas del Presidente Enrique Peña Nieto, aseguró que el cine es de las pocas noticias buenas sobre México que llegan al extranjero.

También se le preguntó su sentir sobre Donald Trump, polémico mandatario estadounidense.

"No hay mucho que discutir (sobre Trump). No lo ayuden. Le dan mucho tiempo en sus espacios", respondió.

Acompañado del director de arte Eugenio Caballero (El Laberinto del Fauno), el capitalino de 55 años conversó alrededor de media hora sobre Roma, filme que narra las vicisitudes de una familia en el México de inicios de los 70.

Se resistió a dar detalles sobre su elenco o profundizar en la historia, y sólo aclaró que no se trata sobre el "Halconazo" o la matanza del jueves de Corpus.

El rodaje del filme coproducido por México y Estados Unidos tuvo contratiempos como conflictos con Ricardo Monreal, jefe delegacional de Cuauhtémoc, debido a quejas vecinales.

También una denuncia por robo del equipo de filme hacia staff del político, que Cuarón, sin ahondar en detalles, dijo ya solucionada.

Y, además, problemáticos cierres en vialidades de distintos puntos de la capital, pero el realizador agradeció al Gobierno capitalino y las autoridades de distintas delegaciones.

"En el aspecto vecinal, el 98 por ciento fue un apoyo absoluto, tanto que llegaron a correr a los que la armaban de tos. Se convirtieron en nuestros aliados".

Admitió que tenía planes de que su cómplice Emmanuel Lubezki fotografiara el filme, pero por complicaciones del "Chivo" él y un joven cinefotógrafo mexicano, Galo Olivares, se encargaron de eso.

"Tiene un ojo excepcional", dijo de su nuevo colaborador.

Resta valor al Óscar

Alfonso Cuarón ha ganado dos premios Óscar, pero aseguró que la estatuilla dorada de Hollywood es una mera herramienta de mercadotecnia.

"El perfil de las películas premiadas obedece a un marco de comercialidad. Hay otros foros donde el acercamiento es más sobre el valor artístico intrínseco de una película o el lenguaje cinematográfico.

"Los medios hacen demasiada alharaca de los Óscar. No son autoridad de decir qué cosa es buena o mala. Ni Cannes es. La única autoridad es el tiempo", declaró.

ASÍ LO DIJO

"El regresar a filmar a México fue una necesidad, una comezón de años. Había habido planes y se me cruzaba otra cosa".

Alfonso Cuarón, cineasta.

Reforma