México.-El actor mexicano Roberto Cavazos hizo una publicación en su cuenta de Facebook para denunciar que sufrió acoso por parte de Kevin Spacey, y que este tipo de comportamiento también existe en el teatro mexicano.

El histrión, de 35 años, quien ha participado en cintas como Rush: Pasión y Gloria y El Beso, señaló que la estrella de House of Cards trató de tocarlo inapropiadamente en un bar.

"Yo mismo tuve un par de encuentros desagradables con Spacey que estuvieron al filo de poder ser llamados acoso", indicó.

El intérprete mexicano señaló que Spacey, quien recientemente fue acusado de comportamiento sexual inapropiado por Anthony Rapp, tenía una forma de operar.

"Ya no recuerdo cuántas personas me contaron la misma historia: Spacey los invitaba a reunirse con él para 'hablar de sus carreras'. Cuando llegaban al teatro, el señor tenía preparado un picnic con champán sobre el escenario, hermosamente iluminado.

"Cada historia variaba en lo lejos que llegaba el picnic, pero la técnica era la misma. Más común era que el señor se encontrara en el bar de su teatro, estrujando a quien le llamara la atención. Así me tocó a mí la segunda vez. Yo nunca me dejé, pero sé de algunos que temieron ponerle un alto", relató Cavazos.

La denuncia hacia Spacey se da en el marco del escándalo sexual de Harvey Weinstein, quien ha sido acusado de acoso o abuso sexual por más de 40 mujeres.

Cavazos se unió a la protesta y aprovechó para señalar que en México esto también ocurre.

"(Me sorprende) La frecuencia con la cual me entero que las supuestas 'vacas sagradas' del teatro mexicano se comportan igual o peor que Spacey o Weinstein.

"Que les parece perfectamente válido preguntarle a sus actrices cómo va su vida sexual o tocar abiertamente a sus alumnos frente al resto de la clase, pedirles que se desnuden en los exámenes de admisión a una de las más respetadas escuelas de teatro del País", apuntó.

El actor ofreció su apoyo a las víctimas e invitó a denunciar.

"Esta clase de depredador sólo puede seguir actuando mientras lo permitamos. Al no hacer ni decir nada al respecto, nosotros también somos cómplices. Por último, sólo queda este mensaje para las víctimas: Yo te creo. Yo te escucho. Yo te respaldo", concluyó.

Reforma