Ciudad de México .- En tan sólo un año, los estados del norte del país han perdido hasta el 60 por ciento de sus colmenas debido a, entre otros factores, el uso de plaguicidas.

De acuerdo con Octavio Gaspar Ramírez, del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (CIATEJ), las colmenas en Chihuahua disminuyeron de 45 mil a 20 mil, mientras que en Coahuila y Durango pasaron de 6 mil a 3 mil.

"Del total, yo estimo que se pierde el 50 por ciento de las abejas a nivel nacional", advierte el investigador, quien estudia la exposición de estos insectos a pesticidas, mediante el análisis de residuos tóxicos en cera y miel.

Se trata de un fenómeno que se reportó desde hace varios años en otras partes del mundo, indica, por su parte, José Manuel Vázquez Navarro, investigador de la Facultad de Agricultura y Zootecnia de la Universidad Juárez del Estado de Durango.

Sin embargo, fue hasta este año que se empezó a notar en México.

"Lo empezamos a ver a principios de este año, después de este invierno, y ya se volvió un fenómeno nacional. Tengo reportes por parte de colegas de Chihuahua, Jalisco, Yucatán. Sé también que en Morelos hay problemas", asevera.

"Pero el caso más grave lo tenemos nosotros, en la Comarca Lagunera. Hay un reporte de la sociedad de apicultores, de que hay productores que han perdido hasta el 60 por ciento de sus colmenas. En otros lugares está en el 50 y el 30 por ciento".

A decir de Vázquez Navarro, la desaparición de las abejas es multifactorial, pues tiene que ver el cambio climático, la pérdida de hábitats y el uso de pesticidas.

Ante esta situación, el Congreso de la Unión instruyó el pasado julio a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural Pesca y Alimentación (sagarpa) a elaborar y entregar un informe sobre la situación que guarda la apicultura nacional y las medidas que se han instrumentado para alentar su producción, así como el tipo y uso de pesticidas que se utilizan en la fumigación de plagas para los apiarios.

Sin embargo, a dos meses de haber sido aprobado el punto de acuerdo la dependencia no ha respondido.

"Muchas plantas y cultivos requieren de una polinización natural donde las abejas juegan un papel fundamental, ésta crisis pone en riesgo la producción de otros productos naturales, y por eso es un asunto que no podemos dejar pasar desapercibido desde el legislativo y revisar las políticas públicas que desde sagarpa se están haciendo", argumenta la senadora Martha Tagle, quien suscribió el punto de acuerdo.

La desaparición de estos polinizadores no sólo pone en riesgo la producción de miel, que para méxico representa hasta 130 millones de dólares en exportaciones, sino otros alimentos.

El 75 por ciento de la flora silvestre se poliniza gracias a las abejas y casi el 40 por ciento de las frutas y verduras que consume el hombre procede de la polinización.

Entre los tóxicos que afectan a las abejas están las familias de los organofosforados y neonicotinoides.

Hay tres pesticidas de la familia neonicotinoides que ya fueron prohibidos en la Unión Europea por su efecto en las abejas y otros insectos, pero que en México aún se utilizan para combatir, por ejemplo, el pulmón amarillo que ataca al sorgo.

Asimismo, el malatión, de la familia de los organofosforados, se aplica de manera aérea en los cultivos de algodón para combatir la misma plaga.

"Este tipo de insecticidas pueden viajar a otras plantas silvestres, y como las abejas viajan por toda la región quedan expuestas", explica Vázquez Navarro.

De acuerdo con los investigadores, hay evidencia de que estos plaguicidas tienen efecto sobre el sistema nervioso de las abejas, desoriéntandolas e imposibilitando su regreso a las colmenas.

Suman esfuerzos

Apicultores, activistas, investigadores y organizaciones civiles buscan la prohibición de los productos químicos que no sólo representan riesgo para las abejas sino para la salud del hombre.

"Estamos usando productos que están totalmente prohibidos en otras partes del mundo pues se ha demostrado que son alto riesgo para poblaciones humanas y que actualmente usamos en productos agrícolas y comestibles", advierte Vázquez Navarro.

"Senasica (Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria) hizo unas revisiones que mandó la sagarpa en miel y cera y nos dijeron que no habían encontrado residuos de plaguicidas; sin embargo, un grupo de investigadores de Jalisco hizo una investigación independiente y encontraron una mezcla fuerte de plaguicidas. es un cocktail de muchas sustancias".

Por su parte, Gaspar Ramírez señala que se han encontrado alrededor de 88 plaguicidas en cera y miel de 165 que pueden rastrear.

En Yucatán, por ejemplo, el investigador detectó tóxicos de organofosforado en el 100 por ciento de las muestras analizadas de cera y en el 64 por ciento de muestras de miel.

Sin embargo, la pronta prohibición de los compuestos químicos es complicada, reconocen ambos investigadores.

"La Sagarpa establece que el peso económico de otros cultivos es mayor al que da la apicultura, entonces o se protege la apicultura o se protegen otros cultivos que requieren del uso de plaguicidas", apunta gaspar ramírez.

Por su parte, Vázquez Navarro hace referencia al factor salud.

"Los virus transmitidos por los mosquitos como el dengue, el chikunguña y el zika no ayudan nada al asunto. la secretaría de salud tiene que ordenar la aplicación de insecticidas y claro que los insectos que van pasando se ven afectados", apunta.

"Cualquier epidemia por una enfermedad transmitida por mosquitos es muy grave. tuvimos un año tan lluvioso en el País que hay una población muy grande de mosquitos".

Pese a ello, el investigador considera que se puede hallar un equilibrio.

Por ejemplo, señala, el año pasado se logró detener la aplicación de plaguicidas en la zona urbana de Monterrey mientras pasaba la mariposa monarca.

Urgen acuerdos

A decir de Vázquez Navarro es urgente que las autoridades de distintos sectores empiecen a discutir el tema para que el problema no escale.

"La situación para nosotros es muy grave. Deberíamos estar todos en el mismo tenor y pareciera que al Gobierno federal no le ha caído el veinte. Están en una posición cómoda de no discutir y de no enfrentar intereses", considera el investigador.

"Hay quien necesita esas moléculas pues son muy importantes cuando luchamos contra las plagas, pero hay que tomar en cuenta las consecuencias que va a traer eso".

El investigador pide a las autoridades aprender del caso ya visto con el DDT, compuesto de los insecticidas para luchar contra la malaria que fue prohibido décadas más tarde cuando se demostraron sus efectos devastadores para la fauna y el hombre.

"Ojalá podamos entrar en una dinámica que sin alarmar, sin hacer drama, podamos llevar a un mejor término esta discusión de esas listas tan viejas (de plaguicidas), que evidentemente si están prohibidos en otros países hay razones de peso para que exista esa prohibición. No es nada más prohibir por prohibir", concluye.

No hay marcha atrás

Juana Carmona cuenta con 150 colmenas en Xochimilco, con las que solía producir 3 toneladas de miel al año, pero desde hace dos años su producción bajó a 2 toneladas, debido al crecimiento de la mancha urbana.

"Ya no hay lugar para mantener apiarios. Cada vez hay más casas", señala.

De acuerdo con José Manuel Vázquez Navarro, investigador de la Facultad de Agricultura y Zootecnia de la Universidad Juárez del Estado de Durango, la pérdida de hábitats es otra de las causas de la desaparición de las abejas.

"Si no hay flores, si estamos destruyendo los espacios naturales, es una acción agresiva en contra de los polinizadores en general. Tiene que haber flores para que exista polinizadores", advierte.

De por sí, añade, la dinámica de la vegetación se está modificando por el cambio climático.

"Por ejemplo, en esta parte del norte, tenemos menos invierno, entonces las plantas están vueltas locas creyendo que ya pasó el invierno y tiran las hojas, porque las temperaturas son muy cálidas, de hasta 34 grados", describe.

"Tenemos que ser suficientemente inteligentes para escoger bien lo que vamos a hacer. Tenemos que estar muy atentos a cómo es este nuevo juego al que nos enfrenta el cambio climático".

ASÍ LO DIJERON

"Deberíamos estar buscando utilizar menos insecticidas que nunca. Jamás habíamos tenido tanta necesidad de cuidar a los polinizadores, porque en ellos está nuestro alimento".

Manuel Vázquez Navarro

Investigador de la Facultad de Agricultura y Zootecnia de la Universidad Juárez del Estado de Durango

"En apiarios del Ajusco habían cajones vacíos y muchas abejas muertas en el suelo, por fumigar acabaron con un apiario completo".

Juana Carmona

Productora de miel en Xochimilco

¿Qué hacen en otras partes del mundo?

Éstas son las medidas implementadas por otros países para proteger a las abejas.

Estados Unidos

- La Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) propuso prohibir las aplicaciones de pesticidas que son tóxicos para las abejas cuando los cultivos están en floración, temporada en que las abejas realizan la polinización. Esta restricción prohibe la aplicación de la mayoría de los insecticidas y algunos herbicidas durante la floración.

- Las restricciones están dirigidas a productos que tienen formulaciones líquidas o en polvo; de uso foliar, que se aplican directamente en las hojas del cultivo y los ingredientes activos que han sido determinados como de alta toxicidad para las abejas.

- A partir de este año, la EPA abrió expedientes de todos los pesticidas neonicotinoides para revisar de qué manera afectan a las abejas y para evaluar el riesgo de utilizarlos.

Unión Europea

- La legislación sobre los insecticidas menciona que las sustancias activas utilizadas en estos productos sólo pueden ser aprobados si son seguros para las abejas.

- Después de los estudios en insecticidas neonicotinoides, la Comisión Europea prohibió el uso de tres pesticidas de esta familia, clotianidina, tiametoxam e imidacloprid, pues comprobaron que afectan el sistema nervioso de los insectos.

TABLA

Conócelas

- La abeja reina vive hasta 6 años.

- Los zánganos sólo sirven para copular y calentar a la crías.

- Todas las obreras que producen la miel son abejas hembras y pueden llenar en un día un bastidor con miel.

- Si no están en época de producción, pueden recorrer una distancia de hasta 16 kilómetros.

- Cada 24 horas la reina deposita un promedio de 2 mil 500 huevos.

Tienda Canal atizcapan

TABLA

Imprescindibles

Éstas son las razones por las que se debe procurar la conservación de las abejas.

1. Polinizan un tercio de todo lo que comemos y juegan un papel vital en el mantenimiento de los ecosistemas del planeta.

2. Semillas y frutas, que son alimento de aves y pequeños mamíferos, provienen de plantas que fueron polinizadas por las abejas.

3. Alrededor del 84 por ciento de todos los cultivos para el consumo humano, la mayoría de las frutas y verduras, muchas nueces y plantas como la colza y el girasol que se convierten en aceite, así como los granos de cacao, el café y el té.

4. Como resultado, la polinización anual mundial de cultivos, por las abejas, se estima en un valor de 170 mil millones de dólares.

5. Son responsables de la polinización de aproximadamente una sexta parte de las especies de plantas con flores en todo el mundo y aproximadamente 400 tipos diferentes de plantas agrícolas.

TABLA

No les temas

El ser humano puede convivir con las abejas sin necesidad de exterminarlas. El Instituto de Alimentos y Ciencias Agrícolas de la Universidad de Florida recomienda:

1. No intentes matarlas, los movimientos súbitos provocan que las abejas piquen.

2. No rocíes nada sobre ellas.

3. Si eres alérgico a los piquetes, aléjate.

4. No te escondas entre arbustos.

TABLA

En caso de encontrar una colonia salvaje o un enjambre:

1. No lo perturbes y mantente alejado.

2. Contacta a los bomberos para que se hagan cargo.

Si las abejas muestran comportamiento defensivo:

1. Aléjate lo más rápido posible y toma refugio en un lugar cerrado.

2. Cubre tu rostro y ojos.

Reforma