Ciudad de México.- Carmen Salinas ya no opinará de nada ni nadie, pues dice estar cansada de que se burlen de ella.

Y para demostrar que va en serio, al preguntarle sobre los problemas legales de su amigo Cuauhtémoc Blanco, actual Alcalde de Cuernavaca, Morelos, la actriz no quiso hacer ningún comentario.

"Ya no voy a opinar porque ahora ya no quiero. Me preguntan y, por educación, yo contesto, pero ahora ya no voy a contestar nada.

"No voy a volver a opinar sobre nadie porque ya no quiero que me falten al respeto. Lo voy a seguir queriendo (a Cuauhtémoc Blanco) y Dios lo bendiga", se limitó a decir.

La también diputada afirmó que ya no se va a dejar de sus detractores ni de quienes la molestan en redes sociales, sobre todo en Twitter, por lo que ahora los bloquea.

"Yo no estoy metida en el teléfono todo el tiempo, y si llegan a hacer algún insulto pues los bloqueo o reporto. Hay un solecito en Twitter y ahí le das bloquear, pero habrá un chairo por ahí (que la molesta).

"La vieja (ella) sí sabe de computación, porque un tipo me decía que me manejaban las redes sociales, pero claro que no", agregó.

Ayer, Salinas visitó el Panteón Español para conmemorar el 23 aniversario luctuoso de su hijo, Pedro Plascencia y el quinto de su amigo y ex mánager Juan Pascual "Chato" Cejudo.

Agencia Reforma