Ciudad de México.- Durante el primer semestre de 2017, el número de empresas fraudulentas publicadas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) marcó un alza récord.

Esto, al agregar 993 contribuyentes en las listas definitivas de operaciones inexistentes.

Esta cifra, es superior en 420 datos publicados al total registrado durante 2016 y representa 47 por ciento del total acumulado desde 2014, cuando se comenzó la publicación como parte de la reforma fiscal.

En 2016, se agregaron 573 empresas con operaciones inexistentes, mientras que en 2015 fueron 439.

Con ello, al cierre de junio de 2017 la cifra asciende a 2 mil 124 contribuyentes fraudulentos.

Gerardo Alfaro Osorio, miembro de la Comisión de Investigación Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México, explicó que actualmente, en México existen grupos dedicados a crear empresas fantasmas, las cuales operan dos o tres años y posteriormente son liquidadas y se renuevan para continuar con sus operaciones ilícitas.

Comentó que en periodos anteriores se han encontrado empresas de este tipo que llegan a facturar más 8 mil millones de pesos al año, por lo que el incremento en los listados resulta alarmante.

De acuerdo con el reporte de la Mesa de Combate a la ilegalidad, al cierre de 2016, se ha publicado en los listados definitivos los datos de mil 131 empresas que facturan operaciones inexistentes, la cuales están vinculadas con 58 mil 901 empresas que deducen o solicitan devoluciones.

El impacto recaudatorio de estas publicaciones superó los 7 mil 00 millones de pesos, al cierre de 2016, con lo que duplicó el impacto acumulado al cierre del año previo, que sumó 3 mil 448 millones al cierre de 2015.

Alfaro Osorio explicó que la autoridad ha mostrado esfuerzos para castigar estas operaciones ilegales pero que la manera de descubrir a las empresas fraudulentas suele ser a través de los contribuyentes formales.

"Yo sí creo que la autoridad tienen medidas coercitivas con los formales para llegar a los informales", dijo.

Explicó que hay grupos que tienen empresas formales pero que también cuentan con pequeñas empresas dentro de su organización, a través de las cuales realizan operaciones fraudulentas con el objetivo de eludir las responsabilidades fiscales, lo que complica la detección oportuna de estos ilícitos.

Además, señaló que la autoridad fiscal deja al contribuyente formal la responsabilidad de saber las partes con las que hace negocio se encuentran en una situación irregular.

Agencia Reforma