Río de Janeiro, Brasil.- El "Tiburón de Baltimore", el estadounidense Michael Phelps, vio cortada anoche su racha dorada en los Juegos Olímpicos de Río 2016, al caer en los 100 metros mariposa ante Joseph Schooling, quien impuso récord olímpico.

Schooling, quien le dio a Singapur su primera medalla de oro, se reencontró con Phelps en una situación muy distinta.

Siendo un niño, Joseph se tomó una foto con el ya consolidado "Tiburón", aprovechando que el nadador acudió en 2008 a un campo de entrenamiento en Singapur.

Anoche volvió a posar para una foto junto a legendario multimedallista, quien lo felicitó.

Cuando le preguntaron qué le había dicho Phelps, Schooling respondió:

"Me dijo: 'bien hecho, fue una gran carrera'. Yo le dije: '¿cuatro años más?', y me contestó: 'ni loco'".

Phelps, que buscaba su quinta presea dorada en Río, tomó la delantera en la carrera, pero falló en el momento decisivo y fue pasado por Schooling, quien cronometró 50"39, nuevo récord olímpico.

El estadounidense terminó compartiendo la presea de plata con otros dos nadadores que registraron el mismo tiempo, 51"14, el húngaro Laszlo Cseh y el sudafricano Chad le Clos.

"No creo haber estado nunca en un empate. Un triple empate es algo rarísimo, pero simpático al mismo tiempo", comentó Phelps, quien sumó su medalla olímpica número 27 -de las cuales 22 son de oro- en la que fue su última prueba individual en estos Juegos.

De 21 años de edad, Schooling representa a la nueva generación de nadadores y se llevó los elogios del mejor nadador de la historia.

"Joe es un tipo duro. Ha corrido muy bien los dos últimos años", dijo Phelps. "Lo felicito. Hizo una gran carrera".

Phelps aún puede pelear por un quinto oro en Río 2016, cuando salte hot a la piscina en el relevo 4x100 metros combinado.

REFORMA/Foto:ESPECIAL-EFE