La familia Sánchez Morales se vistió de manteles largos el pasado fin de semana, pues Juan Carlos Sánchez Valerio y Rosa Morales Serrano se unieron en matrimonio, siendo momento para bautizar también a sus dos hijos Juan Carlos y Ángel Guadalupe.

El templo de Nuestra Señora de la Asunción fue el escenario religioso de ese emotivo día, pues la felicidad se elevó al doble, ya que la familia por fin recibió la bendición de Dios frente a todos sus invitados, quienes se hicieron presentes para escuchar atentos la misa de acción de gracias, la cual fue muy emotiva.

Durante la ceremonia los contrayentes recibieron los votos matrimoniales y posteriormente, sus hijos fueron purificados con las aguas del Jordán y en medio de aplausos todos los asistentes felicitaron a los homenajeados por tan importante paso.

Horas después el domicilio particular de los anfitriones se dejo notar lleno de alegría con una magna fiesta, decenas de invitados llegaron con regalos en mano, así como con infinitas palabras de aliento. Sin dejar pasar más tiempo los meseros se encargaron de servir el banquete, las bebidas y atender a quienes acompañaron en esa ocasión tan especial a Juan Carlos y Rosa.

Los bautizados también recibieron felicitaciones y obsequios, pues de ahora en adelante ya forman parte de la iglesia católica. Fue de esa manera como la familia celebró ambos acontecimientos, compartiendo con sus seres queridos la dicha que generó tanto la unión matrimonial como el bautismo de los pequeños.


Jennifer Carrillo/EL MUNDO DE TEHUACÁN