UNA MEJOR MANERA DE VIVIR


Voy a seguir creyendo, aún cuando la gente pierda la esperanza.

Voy a seguir dando amor, aunque otros siembren odio.

Voy a seguir construyendo, aún cuando otros destruyan.

Voy a seguir hablando de paz, aún en medio de una guerra.

Voy a seguir iluminando, aún en medio de la oscuridad.

Y seguiré creyendo, aunque otros pisen la cosecha.

Y seguiré gritando, aún cuando otros callen.

Y dibujaré una sonrisa; en rostros con lágrimas.

Y transmitiré alivio, cuando vea dolor.

Y regalaré motivos de alegría donde solo haya tristeza.

Invitaré a caminar al que decida quedarse.

Y levantaré los brazos a los que se han rendido.

Porque en medio de la desolación, siempre habrá un niño esperando algo de nosotros...

Y aún en medio de una tormenta, por algún lado saldrá el sol y en medio del desierto crecerá una planta.

Siempre habrá un pájaro que nos cante, un niño que nos sonría y mariposas que brinden su belleza.

Pero si algún día ves que ya no sigo, no sonrío, o callo, acércate y dame un beso, un abrazo, o regálame una sonrisa; con eso será suficiente.

Seguramente, me habrá pasado que la vida me abofeteó y me sorprendió por un segundo.

Ese gesto hará que vuelva a mi camino. Nunca lo olvides: “El pasado es polvo, el futuro es viento, el presente es la vida.

Si amas perdona, si no amas olvida ...

Pues el amor nunca muere, sólo cambia de lugar...”.


Por Tere Gómez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


*Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz.