Londres, Inglaterra.- Habían pasado 77 años para que un británico se coronara de nuevo en Wimbledon, y fue Andy Murray el que acabó con la sequía en 2013.

Ahora, tres años después, el escocés volvió a ganar en casa y sumó el tercer Grand Slam de su carrera.

Murray venció en la Final al canadiense Milos Raonic con parciales de 6-4, 7-6 y 7-6.

Para Raonic está fue su primera Final de Grand Slam, algo que nunca había logrado un canadiense.

Murray llegó al torneo después de perder ante Novak Djokovic en las finales del Abierto de Australia y el Abierto de Francia de este año.

El británico y segundo preclasificado sostenía su decimoprimera Final de un major, pero la primera ante un rival que no era Djokovic ni el suizo Roger Federer.

Hace tres años, Murray se convirtió en el primer británico hombre desde 1936 en ganar un título en sencillos en el All England Club. También se coronó en el Abierto de Estados Unidos de 2012, un par de semanas después de obtener la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres en Wimbledon.

Se embolsa millonada

Andy Murray se embolsará 2.59 millones de dólares como premio por haber conquistado este domingo el título de Wimbledon. Raonic, por su parte, recibirá la recompensa reservada para el finalista del torneo, que asciende a 1.29 millones de dólares.En total, el Grand Slam británico, el que más dinero otorga del circuito, reparte 34.5 millones de euros en premios, un 5 por ciento más que en la edición del pasado año.

Murray, de 29 años y profesional desde 2005, sumará el premio de Wimbledon a los 46.7 millones de dólares que ha ingresado por su participación en torneos de la ATP durante su carrera.

REFORMA/Foto: EFE