Peggy estaba nerviosa porque se acercaba la hora de la cena en que ella y su esposo iban a ser los anfitriones. Era la primera vez que tenían invitados para cenar después del nacimiento de su hijo Pete. Para colmar la tensión Peggy, entre los invitados estaba el nuevo jefe de su esposo Bill. Percibiendo la tensión de sus padres, el bebé empezó a ponerse irritado y nervioso, lo que le produjo más frustración a Peggy. En un intento por consolar al pequeño, Peggy lo cargó y lo besó. Para su sorpresa, el bebé se sonrió y se rió, era la primera risa genuina que escuchaba de su hijo. En un instante, la noche tomó un curso totalmente diferente. Peggy estuvo más calmada, así como su bebé. La cena fue todo un éxito. ¿Puede la risa de un pequeño cambiar todo un día? ¡Sí! También lo puede la risa entre dos adultos o la risa provocada por el recuerdo de algún suceso gracioso. Cuando sienta mucha tensión, no permita que explote el enojo. Tómese un rato, si lo necesita, y busque un motivo para reír... ¡Y verá cómo la tensión se comienza a desvanecer! Una buena sonrisa es la luz brillante de un hogar.



Tere Gómez

Una mejor manera de vivir

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz