Para triunfar, toma las oportunidades con la misma velocidad con que sacas conclusiones. Cada día de nuestra vida tenemos oportunidades, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos tenemos la bendición de elegir la vida que queremos llevar. Lo interesante es que nosotros sabemos qué es lo que tenemos que hacer pero no lo hacemos, no emprendemos la acción, no decidimos, no actuamos y postergamos para mañana lo que necesitamos hacer hoy. Si quieres que algo grande y bueno suceda en tu vida necesitas tomar acciones en el día de hoy. ¿Qué es lo que andas buscando? “El ayer es historia. El mañana es un misterio. ¿Y hoy? Hoy es un regalo. Por eso lo llaman presente”. El hoy es importante. Necesitas dejar de analizar en exceso y tomar iniciativa, dar los pasos que te lleven a esa vida extraordinaria. El mayor obstáculo para alcanzar tus sueños eres tú mismo. Necesitas dejar de racionalizar tanto y hacer que algo suceda en tu vida. Nada sucederá hasta que asumas la responsabilidad de tu vida. Algunos de ustedes podrían identificarse con ciertos pensamientos. “Así he sido siempre, no puedo cambiar”. “Un día mi vida va a cambiar, ya lo verán” “No puedo hacer nada, yo creo que Dios me quiere así” “Debo hacerlo, pero...” “Si él o ella no cambia por qué yo si tengo que cambiar” En fin vivimos tratando de justificar nuestra vida, tratamos de convencernos que es mejor quedarnos tal como estamos que ir hacia lugares desconocidos. Es el pensamiento de la mediocridad que tenían los israelitas cuando Dios los sacó de Egipto, querían ir a la tierra prometida sin pasar por el desierto. Muchos quieren cambiar su vida pero no les gusta enfrentarse a los cambios. El miedo al fracaso nos impide; pensamos que emprender la acción es más doloroso que demorarla. A veces nos quedamos esperando a que nos llegue la motivación para iniciar el cambio, pero la motivación no llega por arte de magia. La motivación llegará cuando empieces a dar el primer paso y alcances tus objetivos, y así vas a seguir motivado para ir por más. Es cuestión de decisión. Otras veces nos quedamos atrapados en la planificación: queremos tener todo bajo control antes de dar el primer paso, queremos tener las condiciones perfectas. Pero eso nunca sucederá, hay un refrán latinoamericano que dice: “camarón que se duerme se lo lleva la corriente”. Si tienes un plan empieza lo antes posible, enfócate en los resultados que quieres lograr. Es probable que te equivoques o falles en el proceso, pero no temas fallar, eso es experiencia y es mucho mejor que lamentarse por aquellas cosas que pudiste haber hecho y no las hiciste. Quizás has leído esta historia referente a Thomas A. Edison quien tardó mucho tiempo en inventar la primera bombilla. Se rumora que hizo más de 2000 experimentos hasta lograr perfeccionarla. En una conferencia de prensa que se celebró para promocionar su nuevo invento, un periodista le preguntó: -Díganos, Señor Edison, ¿qué sintió después de haber fracasado dos mil veces tratando de hacer una bombilla? Edison contestó: Joven, yo no fracasé dos mil veces en hacer una bombilla; me limité a encontrar mil novecientas noventa y nueve formas de no hacer una bombilla. Podemos aprender de Thomas Edison muchas cosas pero la que más me gusta y quiero compartir contigo es la iniciativa. Dios no tiene problemas con el mundo, mucho menos con el diablo, todo está bajo sus pies. Sin embargo tiene problemas con nosotros que muchas veces no tomamos iniciativa ante la vida que llevamos. Mucho de lo que no estamos obteniendo hoy en nuestras vidas es porque no lo estamos viendo, por falta de juicio, por falta de iniciativa. La vida cristiana es abundante y es con propósito, pero muchos viven en la rutina, aburridos y sin propósito, perdiéndose de vivir la aventura de su vida, no disfrutan sus relaciones, su trabajo y siempre es lo mismo. Hoy es tiempo de ir por más, es tiempo de comenzar a vivir una vida extraordinaria. Cómo tomar la iniciativa: 1. Acepta la responsabilidad de tu propia vida. 2. Conoce dónde quieres estar. 3. Divide tu sueño en pequeñas porciones que puedas dirigir. 4. Inicia el recorrido hoy. “El mundo pertenece a los que hacen que las cosas sucedan” No esperes a que te llegue la inspiración. Establece hoy tu propio incentivo para cambiar. No esperes, toma la iniciativa que necesitas para triunfar. Deja de estar sentado y levántate a hacer lo que tienes que hacer y así obtendrás tu premio.



Tere Gómez

Una mejor manera de vivir

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz