Con fuerza y confianza las mujeres emprendedoras se abren camino en el ámbito empresarial creando innovadores negocios, pero, ¿qué tal si son mujeres madres solteras? es doble mérito, ¿verdad?

Si bien, llevar las riendas de un negocio propio no es pan comido y tampoco la crianza de una familia siendo “madre y padre” a la vez.

Tal es el caso de Tatiana Andrades Ortiz de 31 años de edad quien es orgullosamente originaria de Tehuacán Puebla y quien además es madre soltera de tres maravillosos hijos a lo cuales les dedica cada uno de sus logros.

Ella es de profesión licenciada en administración de empresas, por lo cual siempre había trabajado en una oficina recibiendo un salario asignado por sus jefes, sin embargo, la necesidad económica fue la principal razón para comenzar su propio negocio, pues al ser jefa de familia, el sueldo que percibía no le alcanzaba y necesitaba un ingreso extra a como diera lugar.

Siendo un ejemplo de mujer y madre comprometida con su familia, Tatiana empezó a comercializar a través de sus redes sociales ropa y calzado con el fin de llevarse unos cuantos pesos más a su cartera, pero nunca se imaginó que este sería el inicio de una vida exitosa en el mundo emprendedor.

Al tener mucha popularidad en tan poco tiempo, pensó que era momento de dar el siguiente paso en su microempresa, así que generó una marca que respaldara sus productos, creó un sitio oficial donde sus clientes la pudieran contactar más fácilmente y definió que su tienda en línea únicamente distribuiría ropa con bordados artesanales.

Tatiana cuenta en entrevista para Diario el Mundo de Tehuacán, que el concepto de su negocio surgió debido a que anteriormente su papá trabajaba en una empresa de autobuses que lo hacían viajar constantemente por todo México y al regresar de cada viaje, siempre traía consigo algún detalle típico del lugar que visitaba, en la mayoría de los casos para Taty eran obsequiadas prendas con hermosos bordados característicos de nuestro país.

Por ello y sin dudarlo, quiso rescatar, promover y apoyar el consumo de este bello arte.

Hoy en día, Tatiana cuenta con una tienda matriz y un punto de venta en la ciudad, le brinda trabajo a 32 bordadoras pertenecientes a las comunidades de San Gabriel Chilac, Santa María Coyomeapan, Ajalpan y Santiago Miahuatlán; distribuye su mercancía en los 32 estados de la República Mexicana y exporta a países como Estados Unidos, España y Canadá.

Además ha dejado su trabajo de oficina para dedicarse 100% a su negocio que sin duda alguna le ha cambiado la vida.

“No dependo absolutamente de nadie más que de Dios y de mi” dijo al expresar su gran satisfacción en esta aventuraque le ha permitido sentirse realizada como mujer y darle una mejor vida a sus hijos.



Susana Vázquez Gil

EL MUNDO DE TEHUACÁN