Bajo los dogmas de la Iglesia Católica el pequeño Sebastián Eduardo recibió el primer sacramento rodeado de sus padres, padrinos y demás familiares que asistieron a tan importante evento.

Durante el acto religioso, el presbítero indicó a los tutores que ellos serán los responsables de encaminar al pequeño por el sendero del bien, acompañado de la mano del Creador.

Cabe destacar que posterior a la misa, invitados y anfitriones se dirigieron a un salón de eventos que se encuentra en una de las orillas de esta ciudad, para que de esa manera continuaran con el festejo en honor a Sabastián Eduardo.

Deleitados con comida elegida por los padres del menor, todos disfrutaron de una tarde agradable, donde además familiares y amigos pudieron convivir al máximo, al mismo tiempo que los niños se divirtieron corriendo por todo el jardín.


BELÉN O. MÉNDEZ

EL MUNDO DE TEHUACÁN