Uno de los mejores caminos para llegar a cualquier meta es simplemente soñando y echando a volar la imaginación, lo cual nos permite llegar finalmente a lograr ese objetivo trazado.

Por ejemplo, si sueñas con ser una gran deportista, primero l o tienes de desear, al desearlo lo vas a plasmar en tu imaginación, justo ahí donde escuchas los aplausos de la gente que te ve llegar a la meta o simplemente en ese sueño donde te ves corriendo, encestando, metiendo un gol o pegando un jonrón.

Cualquiera de nosotros puede ser un verdadero soñador, pero además se debe utilizar la creatividad para palparlo, todo tenemos esa capacidad, aunque muchos consideren que no lo lograrán.

Sin embargo, es necesario transformar ese sueño en realidad y para hacerlo, forzosamente hay que pasar por la creatividad, la cual nos permite poner manos a la obra y convertir la imagen de nuestra mente en el más delicioso pastel, o en un libro que, por qué no, podría convertirse en un best seller.

Pero, para transformar la realidad todos hacen lo mismo de siempre, sin saber que si desean resultados diferentes es necesario hacerlo de manera diferente. La creatividad no es una virtud que solo tengan unos pocos ni se mide por nuestra capacidad de crear, pero hay que buscar por dónde moldearla.

Hay que crear desde cero, darle vida a lo que simplemente consideramos que podemos lograr, pero sobre todo a lo que queremos lograr, explorando terrenos desconocidos.

Siendo creativo, usando la imaginación, se puede dar alegría o satisfacción a otra gente y, seguramente, con ello también nos sentiremos agradecidos con nosotros mismos.

Así como para un niño, una caja de cartón vacía se puede transformar, mediante el juego, en un avión, en una casita encantada, en un coche, la vida de los adultos puede deparar grandes sorpresas, si hay decisión habrá cambio.

Quien es creativo vive con mayor soltura los contratiempos, porque siente la serenidad de aquellos que, aunque no sepa dónde encontrarán la salida, saben que ya se les ocurrirá algo para sortear esos malos momentos.

Lo importante es no dejar pasar el tiempo, ocuparse de echar a andar esos maravillosos sueños, sin decir soy demasiado viejo, o demasiado joven; no tengo dinero para eso o no hay tiempo, lo interesante de cumplir metas, transformando sueños en realidades, es no dejar de soñar y hacer de esos sueños un objetivo cumplido.


Anelisse Celis

« Columna invitada »


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz