Las flores estaban listas, el sol se desvanecía mientras sus últimos rayos acariciaban el salón, las copas brillaban con finos destellos en colores naranjas, la decoración estaba preparada para recibir a la bella Berenice Quinteromarmol y Gerardo Hernández Moguel, quienes unieron sus vidas ante amigos y familiares.

En medio de aplausos, la pareja cruzó el salón, el cual estaba adornado de manera maravillosa con flores azules y blancas, la miradas se clavaron en la hermosa novia, quien no dejó de sonreír, mientras su ahora esposo la tomaba de la mano con una delicadeza única y llena de amor.

Así inició la ceremonia donde las sonrisas y las lágrimas rodearon por las mejillas de los asistentes ante tan maravilloso momento, las palabras del juez fueron cobrando más fuerza cuando los novios dirigieron sus votos de amor, en ese momento un tierno beso de amor pactó aquel momento.

Sin duda, un evento memorable, donde el amor se hizo presente no solo con la pareja, pues familiares y amigos han sido testigos de este maravilloso enlace, pero sobre todo de un cariño puro.

Con un banquete delicioso y una maravillosa mesa de dulces esta celebración fue magnífica, la música tenue inundó el ambiente durante la ceremonia, para posteriormente una fiesta llena de diversión.

Una mirada bastó para saber el cariño que existe entre esta hermosa pareja, pues durante la ceremonia el novio expresó todo el amor posible hacia su ahora esposa.

Sagrario Cortés/El Mundo de Tehuacán