Una divertida albercada vivió el pequeño Raúl Alexander con motivo de su primera comunión, por lo que familiares y amigos lo rodearon de muchos regalos y cariño, ya que ha cumplido con un sacramento de suma importancia.

Sin duda un festejo maravilloso donde la magnífica mesa de dulces y su delicioso pastel llamó la atención de los comensales, es así como la música amenizaba este fantástico evento, donde los buenos deseos y las risa siempre estuvieron presentes en ese día especial.

Con deliciosa comida y bebidas magníficas esta celebración quedará siempre en la memoria de los asistentes, quienes gustosos llevaron un obsequio para el pequeño festejado, quien convivió con sus seres queridos en la piscina.

El clima fue perfecto, pues el sol hizo que el agua estuviera a una temperatura ideal, por lo que los niños fueron los primeros en utilizar la piscina, pelotas de colores, flotadores y mucha diversión se vivieron.

Fue así como este pequeño también agradeció a Dios por todas las bendiciones recibidas, por lo que contento procedió a divertirse junto a sus amigos y familiares.

Un festejo memorable donde los recuerdos quedaran siempre, pues la diversión estuvo presente en todo momento.

Felices y con una alegre sonrisa esta familia convivió de manera agradable.


Sagrario Cortés/El Mundo de Tehuacán