Tere Gómez

UNA MEJOR MANERA DE VIVIR.

La felicidad nunca llegará a aquellos que fallaron en apreciar lo que ya tienen. Todos buscamos la felicidad, ¿Dónde está la felicidad? ¿Cómo puedo ser feliz? ¿Por qué no puedo ser feliz? ¿Por qué ellos son felices y yo no? Esa pregunta se la hacen muchas personas, entre otras preguntas más sobre la felicidad, el sentimiento más codiciado por todos, el ser feliz! ¿Necesitamos cosas o personas o aún dinero para ser felices? Pero al necesitar tanto lo que no tenemos, olvidamos lo que ya se nos ha dado. Existen historias de personas que caen en la depresión a pesar que tienen buena salud, tienen todas las comodidades que otras personas desearían tener y aun así, caen en la depresión pero, ¿por qué? Porque sienten que les falta algo y se enfocan en esa falta y entre más se enfocan, más ese sentimiento de falta les invade, ¿por qué? Porque es como tirarse al mar y olvidar todo las bendiciones que ya se tienen. Cuando nos enfocamos y apreciamos cada cosa que tenemos que nos hace sentir bien, entonces la felicidad toca a nuestras puertas eventualmente. Cuando sigues la adversidad llegas a ser parte de ella y entonces serás parte del problema lo cual empeora las cosas, siempre mantente fuerte ante cualquier dificultad, porque tu estás aquí en la tierra preparado para lo que se avecine y verás que siempre habrá una luz al final del túnel. Claro que ese es un decir pero tiene su significativo en la vida. Por más pequeñas que las cosas te parezcan si te hacen sentir bien aprécialas, por ejemplo: una buena taza de café por la mañana, alguien te regala algo que te gusta, un beso tierno inesperado de alguien que amas, en fin cosas así, si se aprecian mucho te sentirás mucho mejor que apreciando una sola cosa o algo que no tienes. Concentra tu atención en las cosas que te hacen feliz, verás y sentirás que todo lo que es parte de ti, tu familia, tus amistades, tu tiempo libre etc., es parte de tu felicidad. Nadie lo puede hacer por tí. Tu decides ser inmensamente feliz o terriblemente desgraciado. El poder está dentro de tí.