“Respetar la intimidad y honor de una niña o un niño, habla bien de la persona que respeta a su niñ@ interior”.

Nos encontramos en la época donde cualquier imagen, video o material multimedia se difunde de manera que “corre como pólvora” y se hace “viral” en las redes sociales. Se ha hecho tan normal esta práctica que es difícil ponerle un alto, pues la forma indiscriminada que se hace del uso de imágenes de niñas y niños, sobre todo si se encuentran en una situación vulnerable y/o de riesgo, puede afectarles en lo sucesivo de manera significativa dañando su dignidad y afectando su integridad.

Pero, ¿a qué se refiere una situación vulnerable y/o de riesgo? Son aquellas circunstancias en las que se exhiben a niñas y niños estando con sus cuerpos desnudos, semidesnudos, golpeados, siendo maltratados o abusados, en estado de hacinamiento, en situación de abandono, con una enfermedad crónica, malformaciones congénitas, explotación laboral, en eventos traumáticos, en medio de conflictos familiares y sociales, etc. A veces en la intención de ayudar al difundir cierta información acerca de niñas, niños y adolescentes no se toman en cuenta de manera especial sus derechos a la intimidad y confidencialidad, logrando así una posible “re-victimización”, es decir, de volver a revivir situaciones traumáticas o estigmatizantes; exponerlos a daños psicológicos adicionales o convertirse en objetos de morbo; así como discriminación o rechazo por parte del lugar o comunidad a la que pertenecen.

No se trata de censurar la información, sino de encontrar y hacer uso de otras formas para divulgar, ayudar o comunicar sucesos y problemáticas relacionadas a la infancia y la adolescencia. Como sociedad tenemos una fuerte responsabilidad en el manejo de la información a través de los medios electrónicos, por lo que bien vale considerar las siguientes recomendaciones:

• Utiliza un filtro para difuminar el rostro de niñas, niños y adolescentes cuando se encuentren en situación de vulnerabilidad.

• Evita describir la identidad o datos personales de niñas, niños o adolescentes, recuerda que supone un riesgo. Además, existe un marco jurídico o legal que protege el uso de nuestros datos. Ninguna persona tiene el derecho de exhibirlos sin previa autorización.

• Cuando los textos o imágenes sobre niñas, niños y adolescentes que supongan una condición de alto riesgo no se debe publicar la información.

No sería grato para ti ver publicadas algunas imágenes tuyas acerca de eventos o sucesos que han marcado de forma dolorosa tu vida, respeta la intimidad y honor de cualquier persona, somos dueños de nuestra libertad, hagamos de esta una práctica consciente y madura al usar los medios de información y comunicación, sobre todo con los dispositivos electrónicos.


MAYRA LUIS JIMÉNEZ

« DECONSTRUYENDONOS »

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz