Cuantas veces nos hemos preguntado ¿Por qué nuestro hijo e hija, no me obedece?, esto se da a la edad de dos años por naturaleza ellos pasan por su etapa narcisista en la cual no importa nadie más que ellos mismos, en su percepción del pequeño mundo que conocen ellos son el centro del planeta y todo gira alrededor de ellos, sumando la idea de que están en búsqueda de su autonomía, para poder alcanzar sus límites tanto sociales como propios.

La educación en esta edad es demasiada importante porque tenemos que fomentar el poder de decisión para que su autonomía pueda ser parte vital de su crecimiento personal pero también para que ellos puedan entender los limites sociales que existen, en esta edad tendremos que tener mucha paciencia y tolerancia, sin embargo nuestro papel debe de ser recto y es ahí cuando flaqueamos, he escuchado a muchos padres y madres decir en forma de broma “ya estate quieto o te va a llevar la policía”, “si no avanzas te va a llevar el señor”, “a fuera está el moustro (bibis)”, cuando realizamos cualquiera de estas acciones para hacer que nuestros hijos nos obedezcan estamos quitándonos autoridad, y esto es debido a que los niños no entienden por qué deben de seguir nuestras instrucciones, y en vez de esto les generamos miedos infundados por cuestiones desconocidas o cosas que no sucederán, volviéndolos obedientes anulando su autonomía, fomentando que realicen las actividades por miedo sin que se pregunten por que es que lo tienen que realizar si no quieren,

En esta etapa es demasiado importante que nos sentemos a su altura y les expliquemos por que deben de seguir instrucciones y empiecen a diferenciar cual es un comportamiento, sano o insano, por ejemplo ya vámonos del parque, cuando obtengamos una respuesta negativa por parte de nuestros hijos, tendremos que sentarnos con ellos y explicarles que el tiempo de juego a acabado y es momento que nosotros vayamos a realizar más actividades pero regresaremos a jugar, unos días después.

¿Por qué no generarles miedo? Cuando nosotros les generamos miedo, enseñamos que no deben de entender instrucciones, si no lo que deben de hacer es comportarse adecuadamente o algo les puede pasar, y esto afecta su poder decisión a futuro como también, su baja autoestima por no poder tener una propia decisión.


CARLOS LÓPEZ MÉNDEZ

« DECONSTRUYENDONOS »


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz