>> 6 consejos sencillos para tener un vientre más plano


Has pasado por esa incómoda sensación de que tu vientre está a punto de estallar. Te sientes inflamado, pesado, cansado y agobiado. Todo lo que quieres es ir a casa, tomar un baño relajante, y acurrucarse en la cama.

La distensión abdominal es una enfermedad grave y debilitante. Es una señal de nuestro cuerpo de que algo no está del todo bien

Aquí hay algunos consejos que te pueden ayudar.


1. Hidratación

Ya sabes lo importante es la hidratación. Lo que quizá no estas seguro es que cantidad de agua es la suficiente. Existen las recomendaciones generales de 8 vasos. Pero hay una manera mejor y tu cuerpo te lo dirá. Además de la sed en general, también puedes analizar su color de la orina. Tu orina debe ser de un color amarillo pálido. Si es demasiado oscura, tu cuerpo necesita más agua para excretar sustancias no deseadas. También ser conscientes de la deshidratación que provocan los alimentos como la sal, salsa de soja, alimentos envasados, y la cafeína.


2. Fibra

La persona promedio no consume siquiera la mitad del mínimo requerido de fibra. La fibra es el agente de tránsito en el intestino, el que mantiene el tráfico en movimiento. Una buena regla general es asegurarse de que el 75% de su dieta contenga alimentos fibrosos. Estos incluyen frutas, verduras, granos o frijoles.

Si se aumenta la ingesta de fibra, mejorara significativamente tu digestión.


3. Cuidado con el exceso de grasa

Demasiados alimentos grasos pueden retrasar el proceso digestivo. Comer demasiada grasa es como conducir por una carretera fangosa después de la lluvia. Te mueves hacia adelante, pero es a paso de caracol.

No es necesario eliminar toda la grasa, pero si medirse y elegir las mejores opciones. Menos caminos fangosos y más agentes de tráfico acelerarán viaje digestivo de los alimentos.


4. En que momento tomar agua

El agua potable con o demasiado cerca de las comidas puede interferir con tu digestión. Bebe tanta agua como desees durante 30 minutos antes de cada comida. Esto permite una hidratación adecuada sin interferir con la digestión. Trata de evitar los líquidos hasta 3 horas después de la comida.


5. Comer demasiado cerca de la hora de acostarse

Mientras te preparas para la cama, tu cuerpo también comienza a relajarse. Comer demasiado cerca de la hora de acostarse puede conducir a despertar hinchado. No quieres ir a la cama con partículas de alimentos no digeridos en el estómago, ?verdad?. Termina tu cena 3 o 4 horas antes de acostarse. Esto asegura que termino el proceso de digestión y puede centrarse en la recuperación durante el sueño.


6. Pensamiento

A veces sentimos que nuestro cuerpo nos está saboteando. Como si no está de nuestro lado. Tal vez has perdido la fe en él y estas frustrado porque no estas viendo los resultados que esperas. Tu cuerpo es el más avanzado, genio, y hermosa pieza de maquinaria que jamás se haya creado y puede hacer cosas milagrosas. El ácido del estómago es lo suficientemente potente como para disolver las hojas de afeitar. El recubrimiento de los intestinos es lo suficientemente grande como para cubrir dos pistas de tenis y tu cuerpo produce un nuevo recubrimiento intestinal cada cuatro días.

Pero, por desgracia, no tenemos un manual de usuario para esta máquina. Sólo podemos experimentar para ver cómo responde a nuestras entradas.

Nuestro cuerpo sólo puede comunicarse con nosotros de una manera, y que es a través del dolor y el malestar. A veces susurra, con la esperanza vamos a escuchar. Pero lo ignoramos. Así que nuestro cuerpo se ve obligado a gritar para llamar nuestra atención. También quiero que sepan que tu cuerpo está luchando por ti. Está de pie a tu lado como un soldado fiel, dispuesto a luchar hasta la muerte para protegerte. Sólo se pide el combustible adecuado, hidratación, descanso y un poco de sol.


L.N.C.A Jéssica DÍAZ VELARDE CHÁVEZ

« COLUMNISTA INVITADA »


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz