El Aprendizaje es una simple apéndice de nosotros mismos, donde quiera que estemos, está también nuestro aprendizaje”. William Shakespeare.


En días precedentes México se ha matizado de colores y fiestas de índole anual, que reflejan la culminación de diversos grados escolares traducidos en momentos inolvidables para algunos, como son las clausuras de ciclo y el advenimiento de las merecidas vacaciones. Aunque está visión solo se limita a enfocar un segmento positivo y aceptable de la realidad escolar mexicana. Es necesario abordar otro contenido de dicha realidad, caracterizado por aquellos que no forman parte de la festividad y que son excluidos en la oscuridad y el silencio tortuoso por no merecerlas y como producto de su “Fracaso y Deserción Escolar”.

En los últimos años México ha materializado el 1er lugar en América Latina de desertores escolares de 15 a 18 años según la OCDE y CEPAL, mientras que UNICEF reporta un abandono y deserción del 21% de 7 a 14 años y un triste 55% de bajo rendimiento escolar en todas las edades.


¿Pero qué factores influyen a los chicos en su bajo rendimiento, reprobación, deserción y abandono escolar?.


Entre los factores de riesgo y causas más comunes y palpables, encontramos a: Familias disfuncionales, deterioro económico que obliga a los chicos a canjear escuela por trabajo, bajo nivel y flexibilidad cultural de los padres, violencia social e intrafamiliar (moral, económica, física, psicológica y sexual), deficiente educación sexual en escuela y familia que motiva embarazos adolescentes, pobreza y bajas expectativas escolares depositadas a los alumnos, defectuosas estrategias y técnicas de enseñanza en los educadores, prejuicio, bullying, adicciones e indiferencia en el acompañamiento de tareas y aprendizaje de los padres con los hijos, lo que desarticula y elimina la creación de hábitos de estudio, así como, la comunicación y solidificación de los vínculos materno-paterno-hijo-sociedad.

En los factores de riesgo y causas de tipo Biológico-Orgánico que son portados desde el nacimiento o adquiridas por enfermedades en la primera infancia y que les dificultará un adecuado aprendizaje en su presente o futuro, ubicamos a las alteraciones del desarrollo cognitivo y psicomotor, con diversas modalidades de deficiencias intelectuales, afecciones neurológicas, trastornos del lenguaje por mal formaciones físicas, deficiencias visuales o auditivas, desnutrición, etc.

Y finalmente, los factores psicológicos que son una composición de todos los anteriores y sintetizados en la experimentación de ansiedad, depresión, baja autoestima, culpa, tristeza, hiperactividad, hipersexualidad, pasividad, desordenes de la conducta y sociabilidad representados por rabia, impulsividad, agresión y posturas desafiantes con la autoridad.

Por tal motivo, es de suma importancia clarificar y conocer con apoyo psicoterapéutico profesional las causas individuales que originaron la “deserción, fracaso o reprobación escolar” en los chicos, con motivo, de solucionar e impedir la elaboración de nuevos y dolorosos traumas psíquicos en sus vidas, así como, el otorgarle las adecuadas y singulares herramientas para el reafrontar la realidad y dinámica escolar con deseo y dignidad. Es posible... ¿Hablamos?


Contacto

› Psic. César Sinhué Gómez - Tel. 271 749 3432.

› Terapia psicoanalítica Niños, Adolescentes, Adultos y Parejas.

› Facebook.com/InvestigacionesCientificasyPsicoterapia

› WEB-BLOG

› http://incientificasypsicoterapia.blogspot.mx/

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz