Paz, paz y más paz. Creo que todos buscamos eso, y a muchos se les ha hecho difícil porque así lo han querido, El mundo lo tiene todo para ser felices y nadie es responsable de nuestra felicidad. Visité una librería exótica que vende sólo textos de Desarrollo y Crecimiento Personal, entre otros y he visto un libro que contenía relatos con propósitos positivos, del cual algunos maestros de yoga leían algunos párrafos en las relajaciones. Se llama “Con los pies en la tierra y el corazón en el cielo” de David Lifar. Pude percibir que es un libro realmente excepcional. Con enseñanzas muy profundas de las cosas simples de la vida. Acá publico uno de los relatos que podemos encontrar en este gran libro.

“El Verdadero Significado de la Paz”. Y hoy comparto un pequeño párrafo con ustedes. Un rey ofreció un gran premio al artista que pintara en un cuadro La Paz Perfecta. Muchos artistas lo intentaron y El Rey admiró todas las pinturas hasta quedarse sólo con dos. La primera representaba un lago; un espejo perfecto donde se reflejaban las plácidas montañas, el cielo azul, las nubes blancas. Todos los que contemplaron ésta pintura pensaron que representaba la paz perfecta. La segunda pintura también tenía montañas, pero era escabrosa e irregular. Sobre ellas caía la tormenta procedente de un cielo furioso, cuyos rayos y truenos chocaban violentamente en el agua revolviéndola, pero cuando El Rey observó con más cuidado vio un pequeño arbusto que crecía en la grieta de una roca... allí había un nido, y en él descansaba plácidamente un pajarito.

El Rey escogió esta pintura. Cuando le preguntaron ¿por qué? explicó: Por que PAZ no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor... Paz significa que, a pesar de estar en medio de todas estas cosas tormentosas, permanecemos en calma dentro de nuestro corazón.

Éste es El Verdadero Significado de la Paz.