Hace casi medio siglo, una inolvidable dama llamada Blanca Edith Fresnillo de Berrueto, que ya había formado parte del grupo de promotoras voluntarias en la ciudad de México, vino a vivir a Tehuacán y no queriendo interrumpir su labor altruista y auténtico apostolado, que enaltece a quien lo practica y llena de esperanza a quien recibe el fruto de sus acciones, porque dan cumplimiento a la obra en favor del prójimo de ”Visitar a los enfermos“, se dio a la tarea de invitar por todos los medios, a señoras y jóvenes para que integraran un grupo, que en coordinación con las autoridades de los hospitales de Tehuacán, generosamente donaran tiempo, dinero y esfuerzo en favor de los enfermos ahí atendidos.

Quienes le conocieron en aquellos tiempos, admiraron su firme resolución y cuentan que como no conocía a mucha gente, tomando el directorio telefónico marcaba aleatoriamente hasta conseguir despertar el interés y los nobles sentimientos latentes en todas las que escuchaban su mensaje, que muy pronto estaban como ángeles con blanco uniforme, en los pasillos de los nosocomios llevando consuelo, compañía y comprensión a todos los enfermos, principalmente a los más necesitados . Además de palabras amables y sonrisas, con sus propias aportaciones procuraban tener sillas de ruedas y aparatos ortopédicos para servicio temporal de quienes los requirieran.

Muchas de ellas, dieron sus servicios gratuitos por largos períodos de tiempo, en el Centro de Extensión de Conocimientos del IMSS que funcionaba en Independencia Oriente entre 9 y 11 Norte, que llegó a atender hasta 600 alumnas, capacitándolas en muchos oficios, como cultora de belleza, tejido, etc. Inexplicablemente ese centro fue cerrado, pero verdaderamente cumplía y le cambió la vida a muchas mujeres principalmente, que ahí aprendieron lo que después, les permitió ganarse la vida honradamente.

Hay promotoras activas que una vez por semana visitan a quienes están hospitalizados, orientándolos según el origen de su mal, para que saliendo puedan vivir mejor. Les dan pláticas sobre alcoholismo y sus consecuencias, Diabetes, Hipertensión, Tabaquismo, Beneficios de Lactancia Materna, Adicciones y su control, etc. Sus conocimientos los han adquirido en conferencias que reciben de los médicos especialistas, que además de capacitarlas para orientar, favorecen a su desarrollo personal.

También se requieren promotoras honorarias, cuya función es de apoyo económico, enlace con autoridades y gestión de beneficios. Son quienes no pudiendo dar tiempo por sus negocios o atenciones personales, ayudan desde sus hogares u oficinas a que este grupo tenga los insumos necesarios para realizar mejor su trabajo. Seguro que a los ojos de quien todo lo ve, unas y otras cumplen con el precepto eterno de ”amar al prójimo como a sí mismas“.

Volviendo a las palabras dichas por quien guía la vida de los seres de buena voluntad ”es mucha la mies y pocos los sembradores“. Por diferentes circunstancias actualmente muy pocas realizan esta labor a pesar de que el número de enfermos crece en forma desmesurada sólo están ”al pie del cañón“: Luz del Carmen Pacheco, Concepción Vargas Galindo, Rosalía Castillo Monroy, Leonila López Merino y Rosita Oliveros de Merino.

A las que ya han formado parte ya de este noble grupo, Elenita y Elia Díaz Ceballos, Itita de Fernández, Carmelita Márquez, Ofelia de Salazar, Alba Celorio de Palacios, Irma Alicia Cárdenas Sariñana, María Eugenia Mendoza de Alavés y muchas más por favor, reintégrense ¡las que están... no se dan abasto! Si sus energías ya no se los permiten, animen a alguien más joven de su familia o amistad a que tome su lugar. A quienes se nos han adelantado en el viaje sin retorno como Esperancita Campos de Gutiérrez y Vicenta Sasía de Montoro, intercedan ante Dios para que mueva muchas voluntades, que vengan en nuestra ayuda. Y a quienes quieran empezar a caminar en este apostolado tan satisfactorio para el espíritu, pueden preguntar en informes de las clínicas del IMSS nuestro horario, para conocerlas y recibirlas con los brazos abiertos. ”Lo que se haga por los más necesitados...se hace por ÉL“


Guadalupe Martínez Galindo

“TEHUACÁN, PARA AMARTE HAY QUE CONOCERTE”

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.