El tiempo sigue su marcha y estamos a dos meses de que termine este año 2017 y entremos al 2018, que sin duda será de grandes acontecimientos en nuestra vida como comunidad. Vamos a ver acciones positivas en los candidatos que aspiran a gobernar Tehuacán, pretendiendo mostrar a los posibles electores que en verdad aman a nuestra ciudad y desean mejorarla en muchos aspectos, para que brinde una vida de calidad a quienes aquí, por privilegio nos ha tocado nacer o residir. Coloquialmente, cuando se hace algo en favor de otros “desinteresadamente” se dice pareces “político en campaña”.

Considerando la apreciación anterior, sería muy benéfico que cada uno de los que aquí vivimos se portara como un “ciudadano en campaña” no con el aliciente de obtener una posición de poder, sino con la posibilidad de convivir lo mejor que fuera posible en nuestro hermoso valle. Son muchas las aportaciones que podemos dar sin invertir más que tiempo y esfuerzo, ya que el dinero en mayor o menor proporción anda escaso para la mayoría.

Acciones de limpieza para que nuestra ciudad tenga cada día una mejor apariencia, no sólo para quien de fuera venga a visitarnos, sino para nuestro propio regocijo, adoptando el pensamiento de que nuestra casa es tanto de la puerta para adentro como de la puerta para afuera, buscando la armonía y el orden en todo nuestro entorno inmediato. Poco servirá que nuestro hogar luzca impecable si la calle en que vivimos luce sucia y descuidada, es mayor la energía que se pierde reclamando ese aseo a las autoridades incompetentes, que la que vamos a emplear si la banqueta y la mitad del arroyo vehicular que tenemos frente a nuestra casa los hacemos nuestro y arreglamos, de la misma forma si tenemos al frente un camellón lleno de maleza y descuidado, hasta como ejercicio físico puede servirnos hacer en él, un poco de jardinería. Un beneficio adicional invaluable será nuestro ejemplo de civismo para los menores de la familia que estarán aceptando que es responsabilidad compartida mantener el buen aspecto de Tehuacán.

Acciones de salud en beneficio propio. Hay una gran cantidad de personas enfermas actualmente de diversos males, muchos de ellos, indiscutiblemente físicos, pero un alto porcentaje psicosomáticos derivados de las preocupaciones y el consecuente estrés. También muchas de las enfermedades recurrentes se deben a conductas inadecuadas de verdadera agresión a nuestros propios cuerpos, que han sido creados para que funcionen perfectamente y que a sabiendas de que algo puede dañarnos, no eliminamos ese factor y queremos después que la medicina nos alivie. Cuando la salud se va, la vida se convierte en un fardo muy pesado de cargar. Por conveniencia propia, mantener en buen estado nuestro organismo es prioritario.

Acciones que favorecen la felicidad. -La felicidad no es una meta por alcanzar ni un buen puerto al que algún día llegaremos, es una sucesión de buenos momentos brillantes que podemos disfrutar cada día. Así como una semilla se siembra, se riega y se cuida cuando apenas está germinando y al crecer nos da la satisfacción de una bella flor o una dulce fruta, sembrar sonrisas cada día es la mejor manera de ir preparando una cosecha de felicidad, no a largo plazo sino a corto y a veces inmediata respuesta. Nunca como hoy, la comunicación ha sido tan fácil, casi toda la gente de cualquier edad y condición tiene a la mano un teléfono celular, probemos usarlo para sembrar sonrisas, hagamos una llamada espontánea a algún familiar o amigo para agradecerle algo recibido de él, tiempo atrás o para decirle en vida que lo apreciamos y deseamos esté bien. La cosecha de buenas vibraciones será inmediata y nuestra existencia más plena y mucho más feliz.


Guadalupe Martínez Galindo

“TEHUACÁN, PARA AMARLO HAY QUE CONOCERLO”

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz