Cada 10 de noviembre se celebra el Día Internacional de las Librerías; este año con el lema “Deja que te cuenten”.

Los números sobre libros y lectores varían de país en país; en México es un hecho el gran déficit que tenemos de lectores y sigue siendo un gran reto fomentar la lectura por placer, así como la formación de especialistas en promoción de la lectura.

En nuestra región, por fortuna la Universidad Veracruzana (UV) ofrece, desde hace cuatro años y con sede en Córdoba, la Especialidad en Promoción de la Lectura (EPL), cuya misión es “formar especialistas en promoción de la lectura en diversos soportes y de manera integral, con una actitud creativa, que les permita diseñar, implementar y evaluar programas de promoción de la lectura, con un sentido de solidaridad y humanismo, para contribuir con el desarrollo de las prácticas de lectura y escritura a nivel estado y país”.

Bajo esta tesitura se insiste en que “no es lo mismo estar alfabetizado que ser lector. El individuo se transforma a partir de la práctica lectora, mientras que el simple proceso alfabetizador muchas veces tiene como resultado a una persona que sabe identificar las letras pero no entiende lo que lee”.

Pero de vuelta a los libros y las librerías, también se ha especulado mucho sobre que, a raíz de la llegada del libro electrónico habría que redactar de una vez el acta de defunción del libro impreso, situación que tal parece no se dará porque a pesar de todos los obstáculos, el consumo de libros ha tenido un aumento sino significativo por lo menos constante.

Tal parece que esta muerte casi anunciada del libro impreso simplemente no se dará, situación que ha pasado más o menos igual cuando al cine se le “cantaban las golondrinas” con la irrupción de la televisión y el periódico impreso con la llegada de los periódicos digitales.

Es de destacar que en nuestro país, la Asociación de Librerías de México (ALMAC) otorga cada año el Premio Nacional de Librerías 2017, y en esta ocasión correspondió a la librería orizabeña Biulú tal distinción “porque la librería ha presentado una propuesta de crecimiento, desarrollo y promoción del libro y la lectura en beneficio de la comunidad, prometiendo ampliar y mejorar sus instalaciones e infraestructura técnica”.

Vale la pena mencionar que su propietaria, Teresa María de Lourdes Cortés Castillo, es egresada de la primera generación de la Especialidad en Promoción de la Lectura y por su esfuerzo, sacrificio, constancia y dedicación logró ese premio tan importante que ofrece un rayo de luz y esperanza para quienes pensamos que el camino hacia la paz pasa ante todo por ser y lograr un país educado y de lectores.



Álvaro Gasperín Sampieri


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz