Individualismo y Libertad, son conceptos, actitudes y posturas que en el individuo contemporáneo ha tomado gran énfasis e importancia para poder desenvolverse en la realidad que le convenga. Pero a su vez, estas dos posturas han sufrido una distorsión en su intimidad, generando con ello un alejamiento del sujeto con sí mismo, sus semejantes u otros.

El individualismo, generado a través de las posturas neoliberales y apoyado por paradigmas psicológicos mercantiles, describen esta postura como algo positivo que genera la facilidad para la toma de decisiones, el desprendimiento de dependencias y el alcance de metas y objetivos sociales. Aunque esta postura en si misma, contiene aspectos más allá de tipo patológico y negativo, pues en realidad lo que genera es una desfragmentación de los vínculos fundamentales del individuo (familia), la carencia de relaciones sólidas y duraderas, aspecto que podemos comprobar con el alto índice de divorcios, hijos de padres separados, noviazgos violentos y principalmente la indiferencia para la experimentación y comprensión del dolor ajeno, concretándose en la proliferación de ambientes solitarios y nulificados de afecto, es por ello que en la actualidad los principales malestares sociales e individuales, radican en la depresión, donde el sujeto se ve envuelto por un velo transparente no visible a los ojos, pero representado por un vacío existencial, tristeza sin razón de tipo consciente y desorientación hacia el saber de sus deseos, motivaciones y metas, así como, el anhelo ideal de encontrar la perfecta compañía en un mundo donde él mismo se ha cerrado indirectamente a la creación de nuevos vínculos y valoración de las más ricas cualidades humanas.

La libertad, segunda postura cuestionada y con altos contenidos atrofiados y equívocos, se ve influenciada por el doble discurso planteado por el capitalismo y la cultura ligth; por una parte, la moralidad hipócrita de ser “uno mismo”, disfrazada por el matiz del egoísmo y la nulificación por entender a un otro que comparte situaciones, circunstancias y afectos, se ve orientada al distanciar la posibilidad de realizar verdaderamente lo que se desea, pues el sujeto se deja llevar por el “pedimento y el deber” de una sociedad que le exige realizar lo que se entiende por “libertad para todos”, mas no para el individuo en sí mismo; mientras que por otra parte, se establece el discurso de los intereses económicos de poder, caracterizados por “el que más tiene, más puede”, esto ha segregado y aislado al individuo a un hábitat donde el fuerte domina al débil, y la sumisión, castigo y culpa es el principal mosaico a visualizar, materializando con esto, una libertad efímera con estructuras desafiantes y violentas, donde el egoísmo, la tiranía y la carencia de límites es su cara detrás de la máscara, por tal motivo las formas de agresión y violencia en lo cotidiano se observan en gran medida y sin control.

Es por tal motivo e imprescindible, replantearse y cuestionar estas dos posturas... ¿Soy individual o estoy solo?, ¿Soy libre o estoy atrapado en imperativos?... Es Posible... ¿Hablamos?.



Tere Gómez

Una mejor manera de vivir

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz