Durante la actualidad vivimos momentos sociales donde existe la diversificación y lucha por dejar la discriminación a un lado buscando la igualdad en derechos también como en comportamientos que se busque la aceptación e inclusión, sin embargo por otro lado vemos un retroceso social en cuanto a políticas dentro de los autoservicios así como en salas de cine, en las cuales la constitución no tiene nada que ver, pero si el comportamiento social en el que nos encontramos.

A lo que me refiero es que nosotros mismos, en nuestro afán de seguir teniendo un comportamiento de doble moral en el cual buscamos que se aprueben leyes para la igualdad de sueldos, nos comportamos mediocremente cuando se trata de manejar frustraciones así como también y tolerancia, pondré algunos ejemplos, en el mes de octubre se estrenó una película para niños de animación sobre día de muertos pero antes de esta película ponían un corto animado de 30 minutos en el cual aparecían personajes para niños y niñas, sin embargo la gente obviamente adulta se empezó a quejar pidiendo a estas corporaciones cinematográficas que se quitara el corto debido a que ellos iban a ver la otra película y era una pérdida de tiempo sin embargo no se percataron de que los niños y niñas se entusiasmaron mucho con el otro corto animado, la empresa de cine decidió quitar el corto y solo dejar la película, en otras salas de cine se ha prohibido la entrada a niños y niñas menores de 2 años en las salas de cine, argumentando que es molesto oír a niños y niñas reír, a lo que voy con estos ejemplos es que nos hemos vuelto personas poco tolerantes así como también no tenemos herramientas para la frustración, entonces tratamos de evitar a toda costa momento que nos incomoden, volviéndonos personas neuróticas y segmentando la población en espacios, en los cuales existirá un espacio para que los perros puedan estar con sus dueños, otro para los fumadores, otro para los niños y otros para las personas que no les gusta la compañía, ahora imagínense un parque en el cual todos estemos segmentados porque no podemos permitir que otras personas tengan otros gustos esto verdaderamente suena a discriminación y efectivamente es lo que estamos logrando, discriminar por gustos y nuestra poca tolerancia a poder convivir con otras personas.

Pues bien, es momento de trabajar en tolerar poder estar con otras personas en la convivencia continua de una manera en la cual aceptemos que no porque a mí me gusten los perros tengo que evitar a los niños o viceversa, saber que existimos seres de diferentes clases con tan diferentes gustos, espacios para todo tipo si no me agrada convivir con perros o niños o rockeros o reguetoneros, tendremos que evitar asistir a lugares públicos en los cuales pueda encontrarlos, educar a nuestros hijos e hijas con valores y respeto para evitar que ellos tengan el mismo comportamiento que nosotros estamos teniendo es un comportamiento con doble moral.


CARLOS LÓPEZ MÉNDEZ

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz.